Chistes divertidos para niños

Árbitros vendidos

Llega un hombre de muy buena categoría para anotarse en la escuela de árbitros, entonces la mujer que anota a los nuevos alumnos dice:cel

– ¡Ven hombre que llegó un ladrón vendido para anotar en la escuela!

– Mire señora, me está usted ofendiendo porque no soy ladrón y tampoco soy ningún vendido

– Deja por favor y ya no vengas porque este hombre no sirve como arbitro

Problemas de comunicación

Dos amigos de distintos países van juntos en un barco, pero el inglés se cae y empieza a gritar ayuda:

– ¡Help! ¡please help!

– ¡La verdad que gel no tengo, te puedo tirar shampoo si te sirve!